Durante varios años pensó que era una verruga, cuando noto que no lo era intento quitársela pero

Virales 6047 Visitas

Los lunares pueden definirse de manera simple como manchas de pequeño tamaño usualmente de forma redonda y con un color marrón oscuro o negro, plano o ligeramente abultada, que sale en la piel de las personas debido a la acumulación de células de pigmentación (melanina) en una zona. Los especialistas aseveran que si se nota un lunar que con el paso del tiempo cambia de color, es momento de acudir a un especialista para que te evalúe.

Una abuela en Estados Unidos atravesó por este incómodo y temeroso momento en el que una pequeña mancha en su cuello comenzó a tornarse más oscura y extensa, a lo que acudió de manera rápida a una dermatólogo especialista en estos casos.

La médico es una doctora famosa en las redes sociales llamada Dra. Sandra Lee (La destructora de espinillas) y cuando vio a la abuelita preocupada sabía justo que era lo que tenía en su cuello, y no era justamente un lunar lo que se veía en la mancha, era una espinilla que poco a poco fue ganando espacio dentro de un poro.

Una espinilla que parecía lunar

Según comentarios de la misma doctora, la abuela llegó a su consultorio bastante atemorizada por el extraño oscurecimiento de su “lunar”, a lo que la especialista de la piel la examinó le dijo la verdad, que no era un lunar sino un punto negro o espinilla alojada en un poro que fue creciendo poco a poco.

La anciana tras este diagnóstico, la anciana quedó un poco calmada ya que descartó que fuera un problema más grave como algún tipo de quiste o cáncer, así que le dijo a la doctora que podía proceder a extraer la molesta espinilla que se camufló de lunar por años.

Con una sencilla técnica y la ayuda de una inyectadora, y guantes, la famosa dermatólogo graduado en California, procedió a extraer el asqueroso punto negro que fue alojándose en el poro de esta noble abuelita, aparentando ser un inofensivo lunar.

Según comenta Lee, el poro se estiró bastante pues era un punto negro de un considerable tamaño, pero que la anciana podía acudir al consultorio unos días después para que se lo cerraran.

Si te pareció sorprendente este caso, comparte el post con tus amigos, a lo mejor puedan tener un lunar falso que en realidad sea una espinilla asquerosa y grotesca.

Deja tu comentario abajo.

Compartir
loading...

Comentarios